"El secreto de Terapia Despareja es que somos 'el anti-programa'"

De lunes a viernes, de 9 a 13 horas, Terapia Despareja, el ciclo de Pop 101.5 conducido por Analía Franchín y Santiago del Moro, ofrece un mix de información, entretenimiento y música en el que público encontró un compañero para las mañanas.

Según IBOPE, el programa es líder en su franja horaria con el 14.65 por ciento del share, superando al ciclo de Lalo Mir en La 100, que alcanzó 12.60 por ciento y Andy Kusnetzoff en Metro (10.74 por ciento).

Frente a la cámara de Teleshow.com, la dupla habla del éxito, el espíritu y los secretos de Terapia Despareja, del que también participan Rolo Villar y Diego Brancatelli.

"La verdad es que día a día es un compromiso mayor porque hay veces que uno tiene que venir a entretener y por ahí no tenés tu mejor día, pero sabés que está toda la gente del otro lado", explica Franchín sobre lo que siente cada vez que entra al estudio.

Por su parte, Del Moro destaca que ser el programa más escuchado en su horario también se traduce en una relación cercana con su público que él no encuentra en la TV. "La gente tiene la radio una fidelidad que no tiene con la tele. En la radio, la gente te espera, quiere que estés, sabe de tu vida. Este programa no es parecido a nada. Es como un reality show. Nosotros contamos lo que nos pasa. La gente que escucha nuestro programa nos conoce", dice el conductor. "¡Nos conocen más que nuestras familias!", acota Franchin.

"Yo creo que esto es un polirrubro. Acá te vas a enterar qué pasó con el subte, el minuto a minuto, y cómo iniciarse sexualmente", expresa la conductora describiendo a Terapia Despareja, mientras que para Del Moro es un programa que pateó el tablero: "El secreto de Terapia Despareja es que es el 'anti-programa'. Me parece que lo que hizo el programa fue que terminó con todos los cánones preestablecidos de lo que era la radio, o el formato de un programa de radio".

Además de sintonizar Pop 101.5, el público de Terapia Despareja también puede ver cómo trabajan con la transmisión online que la emisora ofrece en su sitio web. Ambos están felices con esa posibilidad.

"Estamos chochos con la camarita. Me encanta. No tiene que estar prendida todo el tiempo porque la radio es 'magia', pero cada tanto meterse un poco entre nosotros es buenísimo", asegura Franchín.