"No pretendo que todo el mundo acepte lo que elijo"

Guillermina Valdés pasó de ser una modelo que había optado por quedarse en su casa criando a sus hijos a ser una de las mujeres más buscadas del país, luego de que confirmara que, tras haberse separado de Sebastián Ortega, había iniciado una relación con el conductor Marcelo Tinelli.

Durante una entrevista con Vanidades, la modelo habló sobre su relación con el conductor, la cual sigue firme a pesar de los rumores de crisis, y contó cómo fue su ruptura con el padre de sus tres hijos: Dante (11), Paloma (10) y Helena (7).

"Hago vida normal, no hay mucho que dejar de hacer o esconder. Tengo una vida tranquila. Creo que lo fuerte fueron las primeras tres semanas después de que se conoció la noticia. Lo que sí se hace pesado es cuando se hablan cosas que no son. Eso duele y molesta, pero sé que es parte de estar en este lugar, en este momento. Igual yo pienso que las cosas son pasajeras, que no van a ser siempre así y que poco a poco va a pasar", aseguró la modelo.

"A veces pienso que es demasiado ese rulito mental que puede tener cada uno que habla. No me puedo hacer cargo de las malas vibraciones ajenas, yo trato de estar en otra. No es que me crea superior, es simplemente vibrar en otro plano. No pretendo que todo el mundo acepte lo que elijo, sería mucho pretenderlo. Igual no me genera bronca ni tampoco soy vengativa de aquellos que hablan mal", agregó.

"Estar enamorada no es matar a nadie, no es hacer nada malo. Mientras uno haga las cosas en la vida sin lastimar a la gente, puede estar y dormir tranquilo. Estoy bien. Se siente muy bien. Cuando uno termina una relación, antes del final hay un desgaste muy grande. ¿Quién se separa y se divorcia de un día para el otro? Nuestro caso no fue algo concreto, como podría ser que alguno se haya enamorado de otro. Lo nuestro con Sebastián terminó decantando y ahí fue que nos separamos. Entonces cuando el proceso es ese, después podés conocer a alguien y estar libre emocionalmente. Tenés la libertad espiritual de abrirte al otro. Es parte de la vida".

"Con Marcelo está todo muy bien. Lo estoy conociendo hace tres meses. No hay una nueva Guillermina. Lo que pasa es que si estás saliendo con alguien que está muy expuesto, es lógico que te expongas vos también, pero eso no quiere decir que uno busque eso, sino que se dio así", detalló.

Guillermina también le respondió a aquellos que critican o cuestionan su romance con Tinelli: "Es de alguien rebuscado pensar que mi relación es por una venganza. Ya es minimizar por demás lo que estoy viviendo hoy. Hay chicos de por medio, uno a veces se cansa. Yo no necesito agradarles a otros, pero mis hijos van al colegio y las madres de sus compañeros miran televisión. Me pareció muy fuerte y por eso contesté que yo no necesito vengarme de nada. Tuve una relación de pareja que no funcionó, pero hasta lo último aposté. Uno tiene sanidad mental y quiere para su vida la felicidad."

"Si ve que para un lado no se puede, busca por otro. Pero no te pueden castigar por tener una decisión así. Hay mucho machismo porque el otro puede rehacer su vida y no pasa nada. Hoy ponen el tema de la amistad de por medio y Marcelo nunca fue a mi casa, por ejemplo. Yo lo vi las veces que Sebastián trabajaba en Ideas del Sur y eso fue hace muchísimos años. Nunca más lo vi a él. Me parece que se están buscando cosas para justificar que no son ciertas. Una relación es para uno, así que no necesito que le den credibilidad. Me parece que hay machismo y que hay un poco de cuestionamiento a la mujer de por qué hace lo que hace. Yo nunca engañé a mi pareja, pero creo que si una mujer lo hace es lapidada y el marido, en cambio, es un piola".

"Cuando una toma decisiones se hace cargo de un montón de cosas. Hay que sostenerlo, pero es parte del decidir. En lo que queda de este año me gustaría terminar de armarme, cerrar mi línea de zapatos para el año que viene, ponerle fichas a lo actoral y terminar de instalarnos con mis hijos en otro lugar. Uno tiene que poner el foco y la dirección, y todo se da naturalmente. No soy de poner afuera el timón de mi vida. Si pasa algo es porque tenía que pasar y si no pasa no me torturo pensando en por qué no pasó. Tal vez sea por eso que vivo muy tranquila", concluyó la modelo.